La conjunción de las almas

Después de que el tiempo se convirtiera en un espejo, dibujando nuestras vidas en una farsa de mil caras, decidí escribirte a una dirección equivocada. No se cuantas vueltas ha dado la tierra sobre su eje desde entonces. Ha debido ser más de una eternidad con todas sus reencarnaciones. Tu cara es una sombra difuminadaSigue leyendo «La conjunción de las almas»

En soledad, me sirvo a mi mismo

Andaba alegre y feliz, gozando de una luminosa mañana de primavera, cuando me tropecé con mi amigo Platón, no el filósofo ateniense, sino un conocido de la barriada, al que decidí apodar así por su elocuencia. Platón estaba algo cabizbajo, triste y apesadumbrado por su reciente soledad. Acababa de romper una relación de pareja ySigue leyendo «En soledad, me sirvo a mi mismo»

Detrás de la puerta

Mientras escuchaba un tema de Snatam Kaur, una mañana soleada de luz intensa, a pocos metros del mar y sus olas, me vino a la mente unas palabras pronunciadas no hace mucho por un viejo conocido mío, refiréndose a una mujer, que decían: «Ayer cerré la puerta, que hasta ahora me llevaba por los caminosSigue leyendo «Detrás de la puerta»

Bailando en Chalmun II

El silencio de la sala era electrizante. Sólo se oían los jadeos intermitentes de los dos adversarios que, como fieras enjauladas, se miraban fijamente lanzándose ráfagas de amargo odio, que iluminaban a intervalos la oscuridad de la pista principal de la discoteca Cary, convertida en despojo y destrucción tras la batalla de Zama, en losSigue leyendo «Bailando en Chalmun II»

Bailando en Chalmun

El acceso a la sala se asemejaba a un portal esotérico oculto, que permitía el descenso de las almas perdidas a la sede del diablo, una gruta oscura y húmeda con traqueteo de luces. La discoteca Cary era todo un clásico en Ruzafa para los habituales que conocían su escondida ubicación. Para el resto deSigue leyendo «Bailando en Chalmun»

El simún rojo del desierto

Alguien me dijo una vez.. ¡cambia! La voz venía del subconsciente y se repetía cada vez que mi ego permanecía distraído en sus quehaceres egoicos. Podía distinguir aquel susurro permanente a pesar de las habituales turbulencias de mi mente. Era limpio y claro, como el fluir del agua de un torrente sorteando cantos rodados, enSigue leyendo «El simún rojo del desierto»

MyFL: El local de Penny

The Cheesccake Factory, un trozo de tarta de felicidad hollywoodiense.. Como ya es una tradición, la noche anterior a mi despedida de suelo americano, nos fuimos a cenar a al local de Penny, emblema de la serie The Big Bang Theory. En concreto en el que hay en el área comercial de Pembroke Pines, unaSigue leyendo «MyFL: El local de Penny»

Ubertnia existe

Vivo en un lugar donde el mar es el protagonista y la tierra le brinda pleitesía apeándose en su regazo; unas pocas veces con dureza y otras, las más, mansamente, como un espejo reflejando su belleza. Mis huellas sobre los plácidos arenales recitan poemas cuyos versos quedan atrapados en la temporalidad de la vida. NadaSigue leyendo «Ubertnia existe»

Magia antigua

No hay objeción ni velo oculto. Como otras veces que has venido, te espero sin medida. Lentamente, sin apenas ruido. Surgiendo como inspiración de un sueño; al atardecer de un sudado despertar, arañándome el alma. Y hablamos sin contar las palabras, durante toda una eternidad, placenteramente, piel con piel, sábana blanca con aroma de jazmín,Sigue leyendo «Magia antigua»

Dulce despertar

Tu mirada anclada en el futuro me desnuda, mientras un haz de luz profunda se desliza por la verticalidad infinita de tus negros mechones de cabello, haciendo brotar guirnaldas de fuego por la cascada de tus labios, hasta herirme con una tenue sonrisa. El brillo de una chispa de amor roza levemente tu corazón aterciopelado,Sigue leyendo «Dulce despertar»