El poder de la palabra

A veces me paro, para desprenderme del disfraz que me convierte en uno más de la manada. En ese instante, ajeno al tiempo, observo la vida tal como es, desnuda, sin contaminación externa.

En ese microsegundo de libertad, donde soy consciente de la unidad, recibo cascadas de energía positiva acumuladas en un remanso de paz interior, donde el sentir trasciende al pensar. Entonces renuncio a la dualidad para abrazar el todo y me doy cuenta de la precariedad del ego.

La lucha es constante, es una batalla que no tiene fin, en una guerra que se gestó en los origenes, cuando el creador quiso soñarse a si mismo. Apareció el LOGOS, eterno y universal, convirtiendose en la base del mundo, su orden y armonía.

Poco después surgió la palabra. El poder de ésta creó de la nada los cielos y la tierra. El primer registro que se tiene de LA VOZ de Dios fue la expresión creativa: <<Sea la luz>>.

«Porque LA PALABRA de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.» (Hebreos 4:12). Esta afirmación bíblica evoca la idea de la Palabra como dinámica y vigorosa en la vida de las personas.

La influencia de la palabra en nuestra vida diaria es enorme debido a su fuerza y poder: una palabra al ser expresada actúa como una pequeña semilla que genera vida, realidad, un sentido figurativo a lo que estamos diciendo, convirtiéndose en energía pura que atraerá una acción o suceso.

“Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas.” (Budha). La fuerza de las palabras es tal, que no son necesarias demasiadas para causar una profunda alegría o una honda tristeza.

(Aunque también hay personas capaces de hablar sin decir nada. Así mismo, el poder de la palabra también puede ser utilizado para transmitir mentiras o falsedades.)

¿Pero.. qué sería del amor sin la palabra? ¿Hay algo más bello que decirle a la persona a la que quieres todo cuanto sientes por ella, y que sepa lo mucho que significa en tu vida?

Aunque a veces, la mayoría de las veces, el egocentrismo (y sus miedos, rencores, orgullo) nos impide mantener una mente y un sentir limpios para recibir el sincero mensaje de la palabra.

Porque el secreto está en que después de la PALABRA llega la ACCION. Sin acción no generamos realidad.

Vemos correr el tiempo en un reloj de arena, donde se nos va la existencia, cayendo grano a grano por el estrecho tubo de la incomprensión y la sordera impuesta por el ego.

Y desperdiciamos toda una VIDA (y a veces la de otros).

Publicado por H.D. Cooper

Avatar: escritor, creativo, publicista, pintor y bloguero. Nacionalidad: ciudadano de Ubertnia. Objetivo: generar realidad cada atemporal instante. Deseo: ofrecer amor y servicio a todos los seres vivientes. Frase: hoy es un gran día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: