«El Zorro», a true story

El Zorro apareció por primera vez en forma de cuento de la mano de Johnston McCulley en 1.919 en la revista All Story Weekly. El protagonista era don Diego de la Vega, un joven de la aristocracia de California de la era mexicana (1821-1846), quien luchó contra las injusticias cometidas por las autoridades y en defensa de los oprimidos.

Aunque todas las historias escritas por McCulley transcurrían en la ciudad de Los Ángeles durante la época del gobierno mexicano (entre 1821 y 1846), la mayoría de adaptaciones posteriores de la historia del Zorro (como no), fueron modificadas haciéndolas transcurrir durante la dominación española.

El objetivo era ofrecer el retrato negativo de los gobernantes mexicanos, representados como una casta de malvados antagonistas, particularmente despóticos contra los campesinos indígenas, enfrentados (faltaría más) y carentes de los valores morales de los que presumía la nobleza española a través del personaje del Zorro, para permitir a Estados Unidos propagar, legitimar y justificar su invasión de la mayor parte de Mexico, así como el control total del comercio en América.

American actor Guy Williams (1924 – 1989) as Don Diego de la Vega/Zorro in the TV series ‘Zorro’, 1957. (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)

En consonancia con todo ello Hollywood presentó al personaje del Zorro como un acaudalado y trasnochado noble español, aunque eso sí, con perfil de ligón y galán, que defiendía a los pobres campesinos indígenas maltratados por los mexicanos. Denigrando el periodo que siguió a la independencia de México, fue presentado como un periodo de decadencia y desorden, que precedió y dió origen a la gloriosa y obligada «invasión-liberación» estadounidense (1821-1848).

Una vez más el marketing del mundo anglosajón ponía toda la maquinaria en marcha para justificar sus saqueos y desmanes. Y como siempre, los chivos espiatorios fueron lo español y lo hispanoamericano. Pero, como siempre suele pasar, la verdad fue bien distinta, ya que realmente El Zorro existió, más bien existieron, porque fueron varios. No fue ningún cuento escrito por la mente calenturienta de un gringo, sino fue una historia real.

Realmente el Zorro, o el personaje de don Diego de la Vega, pudo estar inspirado en alguién que realmente sí existió: Se llamó Juan Nepomuceno Cortina Goseascoechea. Nativo de Camargo, aunque pasó gran parte de su vida en Matamoros, en la región llamada “frontera chica”, zona irrigada por los ríos Bravo y San Juan. Tuvo la fortuna de nacer en la casa de uno de los más afamados descendientes de los antiguos colonizadores españoles, el Capitán Ignacio Anastacio de Ayala.

Juan Neopuceno Cortina

Era miembro de una prominente familia ganadera, propietaria de grandes extensiones de terreno entre los ríos Grande y Nueces, así como en Tamaulipas. En la antigua provincia de Nuevo León. Su historia refleja la crónica de las dificultades e injusticias que vivieron las familias y toda la gente de la frontera norte, al fracturarse el gran estado de Coahuila y Texas.

Como muchas familias de rancheros de la región del río Bravo, que solo era una frontera natural, tenía propiedades en la margen izquierda del rio. Cuando se firmaron los Tratados de Guadalupe-Hidalgo en 1848, gran parte de las propiedades de su familia quedaron del lado estadounidense y es por ello, que Juan Cortina decidió residir en el lado texano, aunque no reconoció ninguna frontera.

Ante esta situación, Cortina se incorporó al Partido Demócrata del sur de Texas, para llevar la lucha al terreno político y defender a los mexicanos de la creciente invalidación de títulos de propiedad y el aumento de los impuestos aplicados sólo a mexicanos, que además eran perseguidos, encarcelados o asesinados por los nuevos terratenientes usurpadores gringos.

Juan Neopuceno Cortina

Nuestro personaje se había enfrentado a esta situación desde la infancia y en 1836, tras la ocupación disimulada de Texas y la proclama independentista de este territorio, se había integrado a la Guardia Nacional de Tamaulipas, donde aprendió estrategia y manejo de diferentes armas.

Su lucha siempre estuvo del lado de los que se enfrentaban en lo cotidiano a un despojo sistemático de su patrimonio y a una xenofobia subrayada por su desconocimiento de la lengua inglesa y del derecho. A este apoyo se sumaba otro: enfrentar a los Rangers de Texas, cuerpo de vigilantes armados que se encargaban de garantizar seguridad a los colonos estadounidenses, a cualquier costo.

Cortina se convirtió en el defensor de los mexicanos que se quedaron en Texas, ya que el hacia justicia por mano propia enfrentándose a los Rangers, al ejército estadounidense y a los terratenientes texanos que robaban las propiedades a los rancheros mexicanos. Para las autoridades de Estados Unidos fue considerado un «bandido», cuando era sobre todo un defensor y luchador social. Pero para los mexicanos se convirtió en un símbolo contra la opresión y la injusticia.

Juan Neopuceno Cortina

Héroe para unos o villano para otros, Juan Cortina fue un emblema de la resistencia política. Ranchero, político, militar, luchador social y héroe popular supo poner en jaque a los estadounidenses con sus redadas. Fue reconocido en Estados Unidos como «el Bandido rojo de la frontera«, por su oposición al racismo.

Muchos de adhirieron a su causa. Lo que daría paso a un episodio conocido como «Las Guerras de Cortina», que consistiría en una serie de guerras de guerrilla contra las fuerzas de estados unidos y civiles anglosajones armados. Esa forma de lucha consiguió que Cortina nunca fuera derrotado en su totalidad, pero si irrumpía en el «orden» y comercio de Texas, a tal punto que se convirtió en un frecuente dolor de cabeza para las autoridades de Washington.

Posteriormente, con los franceses invadiendo el territorio a gran escala, Cortina asumió el mando del Gobierno del Estado y logró aunar un gran número entre sus conciudadanos a sumarse contra los franceses y el Ejército de Maximiliano. Desde entonces pelearía contra la intervención francesa en el Estado de Tamaulipas.

Ante la expulsión de los franceses permaneció en su estado natal, hasta que en 1871 se pronunció contra el gobierno de Juárez. Como continuara siendo un personaje respetado por una gran parte de la población mexicana, comenzó a formar un ejército fuerte a ambos lados de la frontera. Por tal motivo, y con el pretexto de culparlo del delito de abigeato, fue consignado a la ciudad de México en el año de 1875. Después de ser liberado volvió a su estado en 1876. Formando, una vez más, un ejército de más de mil hombres.

Libro sobre Juan Neopuceno Cortina

Juan Cortina fue el primer mexicano en atacar una ciudad de Estados Unidos, Brownsville, en donde sus hombres al grito de: “¡Viva México!” y “Viva Cortina!” logró someter por un día a las autoridades locales y liberó a los presos mexicanos de la cárcel esto fue el 13 de julio de 1859. Moriría en el año de 1894, en Azcapotzalco lejos de su natal Tamaulipas.

Juan Nepomuceno Cortina, más conocido como el «Cheno» Cortina, el «Zorro» de Camargo, el «bandido rojo de la frontera Norte», o el «Robín Hood de Rio Grande«, fue el primer «bandido-héroe» a quien se le compuso un corrido mexicano. Una historia oral musicalizada que permite mantener vivas las acciones heróicas de los defensores de la libertad de los pueblos.

Varios de sus versos dicen:

«Más allá del Río Bravo / Gringos contra mexicanos. / Leyes y tratados sirven / sólo a los americanos. / Juan Nepomuceno Cortina / sabe muy bien lo que pasa. / Es un hombre entre los hombres / para defender la raza.”

«Ese general Cortina es muy libre y soberano / han subido sus honores porque salvó a un mexicano. / Viva el general Cortina que de su prisión salió, / vino a ver a sus amigos que en Tamaulipas dejó. / Los americanos hacían huelga, borracheras en cantinas, / de gusto que había muerto ese general Cortina».

Publicado por H.D. Cooper

Avatar: escritor, creativo, publicista, pintor y bloguero. Nacionalidad: ciudadano de Ubertnia. Objetivo: generar realidad cada atemporal instante. Deseo: ofrecer amor y servicio a todos los seres vivientes. Frase: hoy es un gran día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: