Mensaje en una botella

Buenos días, sigo vivo. Espero que vosotros también. Os echo de menos, lo que no es ninguna novedad. Soy consciente de que el hecho de que apenas nos veamos no es culpa vuestra. Yo también tengo parte de culpa por no insistir más. Las numerosas ocupaciones y responsabilidades que tenemos, y que vosotros tenéis que afrontar en vuestras propias familias, pesados deberes y obligaciones, y a veces la distancia, os/nos impiden dedicar un poco de tiempo para ‘nosotros’.

Siento una gran satisfacción al comprobar que habéis dominado la vida, cuando había que hacerlo, en la misma rampa de salida de vuestra independencia. Lo que yo no conseguí. Habéis logrado vuestros objetivos, y hoy estáis trabajando en lo que deseabais. No sabéis cuanta gente daría los mejores días de su vida por conseguirlo. Yo soy uno de ellos. Vuestro tiempo y sacrificio os ha costado, lo sé bien, yo estaba allí. (Y os sigue costando.) Me siento orgulloso de ello. Aunque espero que eso no acabe transformándose en una pesada cadena.

Es la enfermedad más común de este siglo. Lo sé bien, yo también pasé por esa situación y recuerdo lo valioso que es un minuto de paz para uno mismo. Y lo difícil que es compartirlo. Yo mismo os enseñé a proteger y defender vuestra intimidad por encima de todo. Con una total, personal, absoluta e innegociable implicación en la educación de vuestros hijos. Y estoy muy orgulloso de que lo hayáis conseguido, aunque, en esta ocasión, me quede un poco fuera.

Por ello solo me falta deciros lo más importante: EL AMOR ES NECESARIO PARA DESARROLLAR UNA VIDA PLENA EN ESTE MUNDO. Es nuestra realidad última y nuestro propósito sobre la tierra. Tener plena conciencia de él, tener la vivencia del amor en nosotros y en los demás, es el sentido de la vida. El amor está dentro de nosotros. Es indestructible.

El amor es el conocimiento intuitivo de nuestro corazón. No lo abandonéis jamás, darle siempre cabida en vuestra vida y en la de vuestros hijos. Y si en algún momento se os caen unas gotas por el camino, me apostaré para recogerlas, darles cobijo en lo más hondo de mi ser, y devolvéroslas multiplicadas por el infinito. Tenéis todo mi amor aquí y ahora. Espero y deseo que nunca lo olvidéis. Hasta siempre.

Publicado por H.D. Cooper

Avatar: escritor, creativo, publicista, pintor y bloguero. Nacionalidad: ciudadano de Ubertnia. Objetivo: generar realidad cada atemporal instante. Deseo: ofrecer amor y servicio a todos los seres vivientes. Frase: hoy es un gran día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: